lunes, 24 de agosto de 2009

Como hacer una luminaria para la terraza

La historia comienza con una amiga nueva, tiene acento de tierras verdes y mar, su conversación es un río de alegría.

No esperaba que el destino me ofreciera un regalo así, por que su compañía es un todo un regalo … me ha hecho un bizcocho de zanahoria porque sabía que me encantaba y de verdad que sabía a cariño.

¿Como corresponder a alguien tan especial?…  hojeando juntas las revistas de Martha se enamoró de unas luminarias hechas con tarros de cristal reciclados.

Busqué las piezas necesarias por casa, almacenes y mercerías.

Alambre galvanizado, dos tarros vacios de azúcar que me traje de Fauchon, y cuentas de plástico imitando cristal. La cinta de raso para colgarlo es sólo para la foto, como va a contener una vela y estar a la intemperie es mejor una cadena de metal.

Luminaria

Alrededor de la boca del tarro se coloca un trozo del alambre galvanizado, haciendo un aro en cada lado para el asa y para la estructura de la base donde colgará el adorno. Lo ideal es dar un punto de soldadura a cada aro para garantizar que no se abra.

El asa está hecha con tres trozos de alambre del mismo largo, en el centro se les dio forma con un tubo para realizar el aro central de donde colgará la luminaria, de esa forma si haces varios el aro siempre tendrá el mismo tamaño.

Donde se unen formando la circunferencia damos otro punto de soldadura y otro más en la parte superior del mismo.

El asa se introduce en el aro lateral del frasco y se dobla a la medida deseada, unos 2cm, se enrolla hilo de alambre alrededor y se vuelve a soldar. Hay que tener cuidado de que ambas terminaciones tengan el mismo largo.

El siguiente paso es hacer la estructura de la que cuelga el adorno.

Se corta un trozo de alambre más largo que el perfil del tarro para poder hacer una arandela en el centro y que sobre el  suficiente alambre en cada extremo para que al introducirlo en las arandelas de la boca del tarro se pueda doblar, cortar el sobrante y soldar.

El adorno se trabaja como si fuera bisutería, con el mismo alambre y según el diseño deseado.

jueves, 20 de agosto de 2009

Como hacer cojederos para las ollas.

Los conozco por cojederos pero estoy segura de que tienen otros nombres. Me refiero a esos “instrumentos” que hacen que no te quemes al apartar las ollas del fuego.

Como aún me quedaba algún retal de la famosa tela de cuadro vichy decidí hacer los cojederos que necesitaba (hay que ver lo que han cundido 2m de tela, una funda para la plancha, un delantal, un mantelito y sus cuatro servilletitas y ahora dos cojederos, casi nada!)

Lo primero es hacer el patrón, quería que fuera doble con una especie de bolsillo donde meter la mano, así que es necesario hacer un patrón diferente del delantero y del trasero. Muestro el resultado final y a continuación el proceso de confección.

Delantero 

Trasera

A continuación el patrón, los de la muestra son cuadraros de 20cm de lado, pero se pueden hacer redondos, etc.

Patrón cojedero

Doblar la tela en dos, sujetar el patrón a la misma con alfileres y cortar juntas las dos capas que formarán el bolsillo trasero.

Patrón trasera

Cortar las cuatro capas del delantero.

capas1

Ahora tenemos dos capas de tela a cuadros y una de tela lisa para confeccionar cada cojedero. Cortar cuatro capas de espuma, guata o foam según prefieras para acolcharlo.

Espuma 

Acolchar cada pieza de tela a cuadros con una pieza del relleno elejido. Doblar la pestaña de la pieza de tela lisa e hilvanarla para pasar un pespunte.

En este paso ya tenemos la estructura del cojedero hecha, ahora solo queda colocar el bies alrededor.

capas2

Compré un bies de algodón 100% de 1,5cm de ancho, ya que cuanto más ancho es más difícil conseguir dar las curvas sin que se formen pliegues, curioso por que se suele creer que cuanto más ancho más fácil es colocarlo y es justo al revés.

Quería hacer un asa para colgarlos así que deje un tramo de bies de unos 12 cm en un extremo para confeccionar el asa.

Bies

Es necesario hilvanar el bies doblado exactamente por el medio y teniendo en cuenta que al pespuntarlo en la máquina de coser se tienen que pillar ambas caras al mismo tiempo, esta es la parte más difícil y hay que tener paciencia

Una vez pespunteado todo alrededor se introduce un extremo final bajo el extremo de bies del principio, se dobla el tramo de bies que reservamos para el asa y se termina de pasar el pespunte pillando todas las capas.

viernes, 7 de agosto de 2009

Como hacer un imán para la nevera.

No soy de poner trescientos imanes en la nevera, pero reconozco que son muy útiles. Me apetecía algo original y se me ocurrió hacerlos con estos botones.

Imanes nevera

Son muy sencillos de hacer. Primero seleccionar el botón que te guste y mirar que la base sea plana, en caso contrario es necesario lijarlo para que sea totalmente lisa. Si son muy grandes te puedes encontrar que el imán no tiene la suficiente fuerza para agarrarse y resbala.

Imanes nevera 2

De una publicidad saqué la lamina de plástico imantada, por llamarla de alguna manera, pero también se puede pegar un imán normal.

Pinté el contorno con un rotulador indeleble por la parte trasera de la lámina, usando una tapa de la circunferencia adecuada al botón como patrón, y lo recorté.

Después pegué el imán a la parte de atrás del botón y …voilà!

miércoles, 5 de agosto de 2009

Esta escandalosa naturaleza.

 

CIMG0478

Que colores, me deja sin palabras! y con todo el calor que hemos pasado está todo así de verde. Como dice cierta campaña de publicidad “Que suerte vivir aquí” y poder disfrutarlo todo el año.

la casa del vino

La casa del vino es uno de esos sitios que siempre estás pendiente de visitar pero que como está tan a mano lo vas dejando pasar hasta que te das cuenta de que ha pasado año y medio y todavía no has ido. Tenía mucha curiosidad, me habían hablado del museo del vino ubicado en una casona típica de la zona y de su museo de la miel… No me ha defraudado

Casa del vino5 

La visita ya vale la pena solo por ver la reforma de la vivienda, a la entrada te reciben personalmente vestidos con trajes de corte tradicional lo cual es un buen detalle y el trato es amable.

En la tienda puedes encontrar vinos estupendos de nuestra tierra con denominación de origen a muy buen precio ( en serio!) y calados canarios plenamente garantizados como artesanía, de la de verdad, hecha a mano. Solo hay que ver esos festones en los cantos terminados de forma tan exquisita.

Sobre restaurante y cafetería no puedo dar opinión ya que no las  probé, pero prometo volver y probar.

Una visita obligada si quieres conocer nuestra rica tradición vinícola.

 

Casa del vino

Casa del vino 2

Casa del vino3