domingo, 10 de febrero de 2019

Como transformar un vestido en una falda




Este vestido era nuestro preferido, pero se quedó pequeño.
La tela estaba nueva, porque era muy elegante para diario y se lo ponía para ocasiones especiales, así que decidí aprovecharlo para convertirlo en una falda y poder usarlo un poco más.



La pieza de tejido estampada con casitas tenía tablas grandes, las descosí y planché el tejido.
La pieza blanca que hace de forro, tenía una abertura correspondiente a la cremallera, y la cosí hasta la cintura.


Fruncí la pieza de tejido estampada y la cosí adaptándola a la pieza blanca del forro que era mucho más pequeña.


De una antigüa camisa de hombre de color azul saqué dos piezas lo suficientemente largas como para hacer una cinturilla.
El ancho de la cinturilla que cortemos debe ser la medida de ancho de la goma elástica que se elija más dos cm de costura.
Mi elástico medía 3,5, redondeamos la medida a 4 para que la goma pueda pasar holgadamente sin crear arrugas y añadí los 2 cm de costura, total 6cm.
El largo de la cinturilla es la medida de cintura de la falda una vez fruncida más 2cm de costura para cerrar.




Cosí a un cm los extremos de la pieza de la cinturilla creando una larga cinta.
Luego con alfileres la fije a todo el contorno de la falda.
Corté la tela que sobraba de la pieza azul dejando un cm para la costura del otro lateral.
Queda mejor si haces coincidir las costuras laterales de la falda con las de la nueva cinturilla.

Giramos la tela sobre si misma hacia el exterior respetando el cm de costura necesario para formar el túnel por donde pasaremos la goma.
Cosemos y dejamos una abertura para introducir el elástico.
La medida de goma necesaria es la medida de cintura de la niña menos un 10%.
Si la cintura de la modelo mide 60 cm, hay que restar 6cm.
Una vez pasada la goma por el túnel se cose la abertura para dejarla totalmente cerrada.
Y terminada.



Este verano la hemos usado mucho

No hay comentarios:

Publicar un comentario